_
_MARTA DE ARÉVALO
_
Comentarios críticos sobre
Mariposas y fantasmas

_

Profesora Malva Bengua. Pronunciado en el acto de presentación de la obra en el Ateneo de Montevideo, el 26 de agosto de 2008
_
La poesía de Marta de Arévalo no acaba de asombrarnos porque en ella encontramos siempre el toque de lo insólito y no nos referimos únicamente a la novedad formal de la que ya en otros estudios hemos hablado,  recorriendo los itinerarios vanguardistas en sus textos, la incorporación del espacio de la página como elemento significante, la intensidad de sus versos en otros. Nos referimos en esta oportunidad a una “variación” de su voz y su temática que nuevamente nos sorprende. Este poemario Mariposas y fantasmas anuncia desde el título el aire con el que se construye, nos acerca el hálito de un mundo sutil evanescente tan inaprensible como real.
_
Porque ¿qué tienen de común las mariposas y los fantasmas? Son casi la antítesis de un mundo alado de la luz y otro de sombra, de los inicios y de los finales, de las promesas y sueños coloridos, a las realidades que no siempre conservan las alas y … se transforman en fantasmas.
_
Al fin, logra tocar nuestra vida (como siempre lo hace ) y mirando por sus versos reconocemos en nosotros mismos nuestras mariposas y nuestros fantasmas ya que ¿quién no sabe de mariposas y fantasmas en su vida? 
_
El poemario es el eco de una vida, el resplandor y la sombra, de una vida que abarca todas las vidas más allá de lo biográfico. No nos llama la atención que la biografía no se aborde desde lo lineal y descarnado. No aparecen nombres propios porque se abordan las esencias, se rozan los sentires … sutilmente … como el batir de alas de una mariposa. Desde esos lugares se construye lo connotativo, aquello que nos unifica en el sentimiento. La vida de los hombres tiene encuadres, un soporte material que nos es imprescindible, como al cuadro lo sostienen los marcos. El soporte temático sobre el que gira el texto es “La Casa”. Los espacios por donde pasa la vida.
_
En su estructura formal externa el poemario se organiza en dos grupos bien definidos como si existiera un eje central imaginario que los dividiera: La Casa I y La Casa II, Habitantes I y Habitantes II. … M. de Arévalo hace un tratamiento original del espacio, y creo que allí reside la originalidad y la mayor carga afectiva. No quise quitarle voz a los habitantes, ellos hablan desde el texto por sí solos y a pesar de que su verso es siempre sacudidor, toque lo que toque, convengamos en que otros poetas ya se han acercado al tema, en cambio yo no conozco a ninguno que poetice tan bellamente unos muros… salvo Quevedo: “… miré los muros de la patria mía…si un tiempo fuertes, ya desmoronados…” Pero ¡no hablaba de casa! 
_
Importa destacar el concepto de que la creación poética como decía Machado se recrea desde un presente evocado poéticamente.
_
Hay un pasado y un presente netamente diferenciados y el fluir de lo temporal se hace palpable en el discurrir de los versos que se despliegan en movimiento como dos alas que armoniosamente danzan y construyen la existencia.
_
Es “La casa que soñamos” , “concreción de cemento y de ternura” un “sueño luminoso y vago” ..soñada ..”alumbrada en mariposas”. “Y había mariposas!” afirma enfáticamente como comprobación dichosa.
_
Esa casa soñada se hace real y es recreada para nosotros, los lectores, desde el presente, “Airosa y blanca en un círculo de ensueño”.
_
La vida impone cargas a veces muy pesadas que nos hacen andar con un ”aire doblegado en dimensión etérea “y más adelante “ tan ocupada preocupada y sola que no era ella….”
_
La vida fue pasando ….para la casa y para los habitantes. El yo lírico expresa que en algún momento “no existimos nada mas que para el rezo”. Es entonces tiempo de fantasmas: “Recelaban en secreto los espectros” , “amparando su sigilo entre la prisa”.
_
Personalmente me impactaron más las mariposas que los fantasmas. y sin darme cuenta privilegié y me detuve más en ellas. Ahora que lo pienso creo que también intento dejar una mirada de “revoloteo de mariposas” ya que la vida actual y la poética abundan en fantasmas, no así de mariposas doradas.
_
En la contratapa aparece el poema “Medallón de otoño” que justifica el dibujo en la carátula:
_
__________Esta tarde de setiembre
__________casi parece un medallón de otoño
__
__________He encontrado cuadernos antiguos
__________y releyéndolos encontré a mis hijos
__________otra vez niños jugando a la ronda
__________con moñas de escuela…
_
¿Nos revelará este poema el impulso creador que le dio vida a todo el libro o tal vez la emoción de la autora, guardada como “medallón de otoño“ en lo profundo de su ser, fluya ahora como río de luces y de sombras, evocando el ayer y reconstruyendo poéticamente el devenir de su vida?
_
_
______________________________
_
* Malva Bengua. “Una aproximación analítica a la poesía de Marta de Arévalo” (ponencia; V Congreso Nacional y IV Internacional de Literatura “Profesor José Pedro Díaz. Literatura Uruguaya se busca 1980-2005.” Organizado por la Asociación de Profesores de Literatura Uruguaya – APLU- e Intendencia Municipal de Montevideo, 10-12 de mayo de 2007._Regresar.
_
_
_
Juan Ruiz de Torres (España, noviembre de 2008;_comentario igualmente disponible aquí)
_
Marta de Arévalo, escritora y promotora de la escritura, mantiene en Montevideo desde hace años, entre otros empeños, el grupo B.L.A.N.C.O., cuyos talleres y publicaciones ejemplares son conocidos en el mundo de nuestra lengua común. Sus numerosos y significados premios, tanto a sus dos docenas de poemarios como a su labor por las letras, en Europa y América, no hacen mejor su obra pero la avalan entre quienes no la conocen: distinción sutil que la honra. Marta de Arévalo encierra, en su poemario Mariposas y fantasmas, una elegíaca memoria de "la casa" y sus habitantes. ¿Mariposas o fantasmas? Marta se debate entre el recuerdo obligado y el deseo de olvido. Pueblan el escenario metafórico de sus páginas los recuerdos, las intuiciones, y desde luego los olvidos voluntarios, que no obstante regresan una y otra vez convertidos en fantasmas. Pero las mariposas "oscuras y diáfanas" llegan aún, y su presencia redime, rescata. Porque, en silencio, "en soledad hospitalaria / la casa / aguarda".
_
_
_
Herminia D. Ibaceta (Gainesville, EE UU, 23 de enero de 2009)
_
Los versos de Mariposas y fantasmas, sentidos, evocadores, sinceros, recorren la vida, las experiencias, la verdad de una familia que pudiera ser la nuestra. Su lectura nos hace reflexionar. Sus alegrías, sus nostalgias, nos envuelven haciéndonos volver a nuestra propia vida. Su lenguaje poético, que nos habla de un cielo que: “Tiende sus navíos como salmos o banderas” (7). De una casa: “alumbrada en mariposas” (12); de “Fantasmas que suspiran en los postigos” (18); de “Una niña que andaba con aire de manzana”(24), entre otras, resulta a la par tierno y sublime.
_
Recorriendo sus versos el lector encuentra la casa que todos soñamos: humilde quizás, pero amplia, ventilada, luminosa; casa que entre sus muros y ventanas guarda el corazón de sus habitantes, sus penas y alegrías, ofreciéndoles las vibraciones de un verdadero hogar. Su lectura nos hace revivir nuestras propias ilusiones, nuestros momentos, sueños y realidades. Ahonda en el paso de los años con su carga de algarabía y felicidad; de silencios y nostalgias; de soledades y de la muerte que es, sin lugar a dudas, tan temida, pero tan real como la vida misma.
_
_

_
_
__
Regrese a la página inicial de MARTA DE ARÉVALO
__
_
Diseño web - Copyright © 2005-2010_Asociación Canadiense de Hispanistas
Texto - Copyright © 2010_Marta de Arévalo._Todos los derechos reservados
 
Página puesta al día por_Felipe Quetzalcoatl Quintanilla_el 8 de marzo de 2010
_
_
_
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters
__
**Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)
_