_
_MARTA DE ARÉVALO
_
Comentarios críticos sobre
La madre de los siglos

_

Juan Ruiz de Torres (España, diciembre de 2009)
_
Marta de Arévalo, premiada poetisa, ensayista y divulgadora cultural uruguaya, dirige desde hace décadas el grupo BLANCO, dedicado a la difusión de la poesía; dicta cursos, edita una revista, convoca premios; una labor encomiable en un mundo cada vez más seco a la poesía. Y su obra, siempre meditada, siempre llena de espiritualidad, admira también siempre al lector. Así, esta pequeña obrita, pero en cuya docena de poemas se recoge una visión iluminada de la Creación, con óptica femenina. La plaqueta, dividida en dos partes ("Llave y círculo" y "Inefable creadora") contiene poemas escritos en forma de cuartetos (a veces, tercetos) alejandrinos romanceados. En un lenguaje hondo, a veces profético, otras místico, incluso reiterativo para ahondar más el mensaje, desgrana su personal visión de la creación. Un ejemplo lo dejará más claro: "En vuelos, la Sublime Esencia de los mundos, / el velo de la alianza rasgaba en el misterio. / La noche le dio paso, le dio paso a la imagen / y en suma de armonía se abrió paso en el Sello." Unos versos que incitan a la personal reflexión sobre los temas que presenta la autora.
_
_
_
Nelson Guerra (Uruguay)
_
El tema no puede ser más conmovedor ... En los poemas de este libro encuentro algo que me fascina. Algo así como si Astarté accediera a despojarse de sus velos, y siempre conservase alguno. Hay un dulcísimo tormento en eso.
_
_
_
Profesor Gerardo Molina (Uruguay)
_
"Ante tanta ineptitud desarrapada" –como diría el insigne escritor cordobés Juan Filloy– reconforta recibir un libro de Poesía, de la única, de la auténtica poesía. Profundo y en veces místico,  misterioso y sugerente, el verso asciende a cumbres sólo accesibles a los elegidos. Poema esencialmente polisémico, de cada lectura el lector volverá con una nueva cosecha de rosas. Enhorabuena.
_
_
_
Sylvia Simonet
_
La madre de los siglos, de Marta de Arévalo, es un libro que no transita por los caminos más usuales de la poesía que solemos encontrar, sino que nos enfrenta a un tema fuera de lo común. Nos habla de una Diosa primordial, antigua y actual a la vez.
_
Esta madre de los siglos que cantan los poemas del libro es inequívocamente la Gran Madre, la antiquísima divinidad femenina que ya en la época Paleolítica y a través del Neolítico agrícola fue venerada en el mundo antiguo desde la India has Irlanda y que aparece igualmente en otros lugares de la tierra: América, África y Oceanía. Ya en tiempos históricos es divinidad importantísima que encontramos con distintos nombres en muchas culturas: Inana  e Istar en Mesopotamia e Isis en Egipto, por nombrar la más conocidas.
_
Es la diosa de la fertilidad, fuente perenne de la vida, dueña, señora y rectora del mundo natural. Es la madre de donde todo procede y a donde todo regresa. Es preservadora a la vez que destructora. Ella da y ella quita. La concepción  mística de esta divinidad la presenta de personalidad dual, que también en ocasiones se manifiesta en la bisexualidad.
_
 Esta diosa polifacética tiene igualmente el poder de volver de la muerte, o sea, la capacidad de morir y renacer. Es “la que hoy vuelve por la rutas insignes de lo oculto”.
_
En la segunda parte del libro se nos ofrece una sugestiva y seductora descripción de la creación de mundo que nos trae reminiscencias de la más antiguas cosmogonías de la humanidad.
_
Todos estos conceptos la autora presenta en vueltos en una particular atmósfera de misterio y belleza, realzada por el fino vocabulario y la atrapante melodía del ritmo de los versos.
_
La abundancia y esplendor de la imaginería deslumbran. Se podría componer una magnífica letanía con todos los nombres y atributos que se dan a la Diosa: sacerdotisa astral, la del áureo perfil, maga de sol y de espejos, Eva eterna, inefable creadora, la Antigua Amanecida, Divina Sapientes, la viviente de arpegios, son algunas de las expresiones usadas.
_
Pero no se habla de la diosa solamente de un modo objetivo, sino que también  se habla de una especial relación personal con la autora. Relación que parece extenderse en el tiempo de un modo portentoso desde un pasado indefinido: “hace siglos y en tierra que no tengo memoria”, hasta el presente: “el aire azul de Acuario te ofrece en rama y miel”. (Sabemos que actualmente estamos transitando por la era de Acuario).
_
Hay mucho de esotérico en la obra. No todo se pone de manifiesto claramente ni se muestran los secretos más profundos. La propia diosa aparece diciendo:”Sea tu palabra un rastro del ala de mi sombra” y añade: ”Guarda mi luz –tu luz- en el profundo espejo”
_
Las metáforas de Arévalo ocultan más de lo que revelan y recordamos que verdad es patrimonio de los elegidos.
_
_

_
_
__
Regrese a la página inicial de MARTA DE ARÉVALO
__
_
Diseño web - Copyright © 2005-2010_Asociación Canadiense de Hispanistas
Texto - Copyright © 2010_Marta de Arévalo._Todos los derechos reservados
 
Página puesta al día por_Felipe Quetzalcoatl Quintanilla_el 8 de marzo de 2010
_
_
_
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters
__
**Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)
_