___
MARTA ZABALETA
_
Poemas
_
YO, LA PEOR DE TODAS
_
Él me ha dicho
que no me ama:
_
¿Será porque soy
‘ingrata, abusiva,
irreverente, agresiva,
muy egoísta’,
a más de ‘manipuladora’?
_
Y pensar que yo sólo me preocupaba
por ser más vale medio vieja,
gorda, morocha y baja,
evasiva y dormilona,
además de rosarina.
_
Pero también dijo
que soy
‘solidaria, generosa,
y valiente como pocas’:
_
¿Y si me quisiera como amiga?
_
En ese caso
-me digo-
sería casi un producto espúreo
de la especie,
o como él lo escribe
‘una mujer fuera de serie,
un ser extraordinario’.
Pero…‘¡tan resentida!’
__
Faltaba más:
envidiosa inmadura irrespetuosa y otro se lamenta
‘…en lo que concierne a la mujer,
a la Marta ósea,
carnal, vital, sensitiva,
diría que prefiero su misterio
-que lo tiene- a sus falsas
galanuras de niña malcriada’
_
PECADORA
Epitafio:Yo,
la peor de todas
 _
Londres, 2006
__
_
_
15 y ¾
  _
Esta amistad
suspiro de los vientos
encrucijada sin rostro
en el atajo, de la noche
ausente; 
esta amistad mía
que agoniza
me desgarra
mitiga la distancia
implanta el miedo;
esta amistad
 nuestra 
impecúnea
insólita
desamparada;
esta amistad
 casi tuya 
con olor a lumbre y a lavaza
que empezó siendo luz nutrida
con la sangre derramada;
esta amistad
tierna como una oveja entera
 cocida a la brasa
que nació desnuda
y se postró en la cima
de todas las laderas
contemplando ese mundo radial 
que nos surcaba 
con cuatro ojos y cien manos
desgarradas despegada deambulantes desarraigada
incapaces de asir lo inesperado
brutalizada en los recuerdos, en las esperas,en mi cansancio,
y sin embargo
como pinzón herido
saltando de río en río
y de jirafa a elefante,
de ballenato a pingüino,
aterrorizada como puma mal herido
pasajera de golondrinas
en primavera
satírica 
como pelirrojo 
en verano
nacional extranjera milenaria 
amenazada
nada más que por nosotros mismos
desplegada en polaca
amistad de los cementerios,
que como alfombra mágica
nos sostuvo
a pesar del invierno,
de tus amores
y los míos,
toda junta
tomada de mi leyenda
inundada en la restinga
subiendo la explanada
adormecida en el cerro
plena del amor bañada
  cuando lo dejaba
padre substitutivo- amor primero 
sumergida malherida detrás de tus recuerdos
de mis demás afectos,
 vida,
varsoviana enferma en sangrentada 
retomada en poesía
encaramada en fotos suspendida en silencios
compartida por los hijos reverdecida en sobrina
excomulgada por tus enamoradas y los míos 
sorprendida por el caos inexperto de la fama
compartida con las Madres los Hijos las Abuelas
amigas y amigos
tuyos los míos
con la sequedad del tiempo
para ti en otoño, cuando para mí hace frío
para ti hay viento helado cuando
 para mí el sol quema como un  fuego;
ahondada en las tinieblas
nutrida en las aldabas del cerebro
borracha de sexo ajeno
virtual irreal platónica futurista
siempre embriagada en la gruta 
con las últimas gotas de la esencia 
sin torturas de matrimonios rotos, de cadenas ilícitas 
ni muertes prematuras, de vejez antes de tiempo
de ríos desbordados, encauzados por la fuerza
de noches festejadas con fantasmas vivientes;
esta amistad
tan impura
como la punta de mi lengua
tan fría
como tu pulso más emocionado
tan confusa
como el hambre del niño que agoniza
tan delirante
como una pesadilla
tan cantarina
como una garganta muda
tan inocente
como las gracias desnudas en la fuente
tan vespertina
como despertador en vacaciones
tan predestinada
como acequias mendocinas 
tan desusada
como la paz
entre los pobres y los ricos
que te grita
que me sonríe
que te llora
que me reta
que te conmueve
que me agita
caliente como un polluelo
cuando me abrazas
desnuda 
como huevo sin plumas
marcada
como brazo tatuado
angelical
como recién nacido
esta amistad en inglés o en castellano
esta amistad es mía porque es tuya
esta amistad es nuestra y es ajena
es amenaza y culpa
compartida
por más muertes que vidas
que allí
bebieras
_
de ti y de mí
sagrada:
todos tus silencios y los nuestros
y si, es mío tu perro
cuando besas mi gato.
Nieva, nieva,
Niévame entera,
que me ahogas.
Y luego
entiérrame en Varsovia.

Londres, 20 de diciembre 2002

__
_
CAPRICHO FRAGMENTADO
23 -12.2003
__
La noche es un pensamiento solitario
la vida una risa con estrépitos
el amor fantasía pronto olvidada
como la envidia rauda y cantarina
la muerte una verdad tardía:
 _
un caracol con patas
una cigüeña vacía
una vaca gatuna
el sol sin cielo y con estrellas
ese beso por tu boca demorado.
_
Cuarto Capricho
_
Miedo
_
Es una cascada sin fibra que se derrumba detrás de la carnaza.
Un río sin paraguas.
Una espina de atún flotando espesa.
_
La insoslayable piedad de las torcazas.
_
Amor
_
Una suma sin nombre, un olor mal parido, una receta debida. El sol 
ficticio que no alumbra. 
Un día más cerca de la muerte.

Amistad
_
Una mentira que estaba a igual distancia: 
Ven, estírate a mi lado, busca el vientre. ‘Busco tu sombra’.
Y en un lugar pelado, busca el miedo que se comió la almohada, como T.S. Eliot, antes de que el polvo disipe tu ombligo en la pendiente. Sacro fuego. 
_
Londres,2006
_
_
_
Virginidad del deseo sobre el puente
_
_____Inspirado en un poema de Pere Bessó
_
Si existiera una hora capaz de vencer la inquietud sedentaria del poeta,
que lo apartara del tumulto, sería la del puente
que le condujera a desplegar todas las fantasías 
sobreviviente de todos los herbicidas.
Porque aunque sabe que nunca más llegara a tiempo
para esperar a nadie en la esquina de las cosas, 
y ya con mucho menos tiempo para pasar la noche,
el poeta imagina
una hora compartida por dos almas
que aunque hayan olvidado el decálogo lógico
compartirán el alfabeto de todos los delirios
una hora que puede ser miserable o piadosa
según que sorprendieran el momento en que desgarradas se abren las rosas 
o si vieran en el salto de los peces burbujas de un corazón infiel que vacía sus poemas más tristes 
cual si quisiera entender que aun existe
una, entre el misterio y el éxtasis,
esa hora única entre la tibieza del sueño y el velo de la vigilia
la del ceremonial del encuentro, la hora paradojal de ese silencio
el ondulante olor de los naranjales en flor
y el rayo de la luna que tomaba alcoba en la enredadera que cobijaba el sabor de su pelo 
cuando vosotros érais tan jóvenes que 
aunque vuestros genitales no fueran fácilmente intercambiables, 
la seda de la cama se confundía con tu deseo de hombre, 
prendido entre las motas blancas y la memoria...
Aquélla hora sola de amor sobre el puente de la Sra. Avignon 
Esa hora que no pasa
pues su dolor no descansa, 
hora invisible que se pasea sonriendo sobre la pradera 
la más fresca hora de un mes de julio que se perdió en el viento. 
Conquistado el instinto, el poeta retomó solo el tiempo.
Pero ella no quedó sola: lo tenía en su vientre. 
_
31 julio 2005
_
 _
_

FRAGMENTOS MULTIERÓTICOS PARA SILENCIARTE, Alejandra
__
Te fragmento, te llevo a las acacias, me abanico contra el muro y la huerta, contra la rabia y el miedo, contra aquel tu silencio sepultado, no me consuelo. Escucho el concierto para chelo de Boecherini, No 4. Me resisto a pensar que estás envuelta en nada. 
 _
II
Alejandra, 
y abajo tuyo
Alejandra 

Vamos todavía
contigo 
vamos
 Alejandra
 _

III
La lasitud, el relámpago, la fragua, derramados, blandida en féretro, enterrado tu pelo en mi silencio, adormecida mi locura en tu nostalgia, desafiante del arco y el martillo, transeúnte irreal de los calvarios. Noche de luna, y tu figura que se rompe en cada nota. Canto del pájaro insómnico, que confunde una estrella con el alba.
Quemante es el espanto del olvido, aferrarse a estas llagas liberadas, trasladando tu cerebro a la alborada,  átame si te olvido, mátame si me pierdo, si vomito mátame, escucharás mi silencio mientras grito y tú desnudas las uvas del encuentro. 
_
IV
_
Plenitud
Cadencia 
Melodías
Una ardilla que baja y allá un tango, en el arrabal, que llama. 
Una paloma ... danza
y dos torcazas
aman.
El bosque se enciende, fuego, llamas, ruiseñores que pastan, una noche que pasa, una luz que no guiña, tres peniques, la sombra de tu gato en mi ventana. Juega con tu mano aquí, macorina, zagala de perlas claras. Y baja al mar que crecerá allí una montaña alta. Más alta aun que el Aconcagua. Mis manos imitando a tus manos, mis dedos confundiéndose con tus dedos, saliva de espuma clara, tu pelo, mi nombre en tu silencio,  y el alba...mi vello y tu pluma. Con sombreros. 
_
No, ya nada nunca más....tu ternura....pío papá mamá Neruda el río
la luz de la mañana crece y se agiganta, Oarch se marcha a la montaña, enardecida, 
las marionetas le guiñan, las cinco sirenas 
te saludan 
con su algarabía ahogada en mi cansancio. Y la vida, ¿Alejandra?
_
Se nos ha ido: 
...
sin nada 
tan siquiera 
me dejaste 
una lágrima 
una palabra sola, 
nada. 
_
Sábado 30 de abril 2005

* Dedicado a la vida y la muerte de mis compañeros y amigos Andrew Gunder Frank y su esposa Marta Fuentes
_
_
_
La Atalanta
_
_____Inspirado en Paul Celán
_
Pasar
por esa orilla del Sena
como cantando 
la tonada, 
callada dama 
_
Tornasol 
de puertas abiertas para adentro
que se abrieron para afuera
y aparecieron 
los zarpazos.
_
Carabinero del tiempo, 
sangre de las sombras lánguidas
en los chorros de agua, vetusta la sustancia
y una sombra.
_
Corvina anquilosada, salmón, recodo y arco
Marco que resuena en la metralla, ya, camarada.
Con la cabeza gacha, con la frente en un grito, 
Por qué no respondes, 
o es la noche quién calla.
_
18 de septiembre 2005, día de la chilenidad
MZ, Epping, 3.10 a.m.
_
_
_
Mientras los machos lloran el sol se duerme
_
_____Para mi pequeña Cherie
_
Mientras los machos lloran
y el sol duerme,
cambian los tiempos.
_
Pobre el pene:
se cae en pedacitos
a lo falo 
cual un rompecabezas sin estribo,
en este mundo sombrío
y acechante, poblado
de vaginas incoloras.
_
La tarde 
queda intrascendente, reñida 
con la muerte,
mientras el sol transpira 
envuelto en sorbos 
de aguardiente parece 
que me espera.
_
Tiempo de cambios:
borrón y cuenta nueva.
_
Decíle al militar que abra mi puerta.
8- 11 04
_
_
_
EL COLOR DEL TIEMPO
_
_____A mis hijos Tomás Alejo y Yanina Andrea 
_
Audacia suave 
la del árbol sin hojas
que da sombra 
a los pájaros de otrora
_
los pasos
los cuerpos
el suspenso

ese cálido 
olor 
de otros tiempos.
_
Tomé, Chile, agosto  2004
_
Aparecido en Crónica Literaria, 23 de noviembre  2004, Argentina, y  con el que abre mi biografía oral guardada para otras generaciones en el Museo de Londres. 
_
_
_
SU DESNUDO EXILIO
_
_____Dedicado a mi hija e hijo
_
Tal vez porque llegué
al exilio en Dunbarton
con una hija dando sus primeros pasos
sobre la nieve de una Navidad blanca.
No sé si porque mientras lloraba para adentro 
le contaba
que esos crakers llenos de piñas
los había inventado Lenin cuando llego al rio Clyde 
a concientizarse en los astilleros de Glasgow. 
No sé si porque una voz que no nacía
me torneaba allá adentro
para pedirme 
ser argentino,
si por asegurar el dos por dos 
y que en el surco de la historia
el también nacería
con su curso de tango bajo el brazo 
mi hijo escocés que se volvió 
nativo del desenraizamiento.
Ni si eso será o no esta tarde
poblada de cien trinos 
tarde de verano
al perderme sola 
en las callecitas de Londres que se llevaron la arboleda 
de mi casa de campo,
o si serán, más vale, 
aquellos escudos rojos
esas banderas rojinegras
alimento de vida de mis sueños
pero yo si sé 
que con la sangre estampada de cada camarada asesinado
en mi memoria, como el Che y Tania, mientras quedaba el río,…. 
el río era quien jugaba
su última burbuja
sobre sus pieles bravas. Esa tarde
sentí que me subía con mi abuela, allá en Piamonte, 
y recorría el estuario y seguía volando
mientras los demás navegaban con un rumbo
hacia Raspallo.
_
Mi abuela solo sabía hablar italiano
por eso en Buenos Aires le vendieron un tranvía
que no existía
pero ya han pasado casi: luego de estos veinte minutos 
ya puedo imaginarme su semana final,
su corazón estallado 
cuando se incendiaron las tres destilerías de petróleo de Campana ciudad del Río Paraná. 
Y supe que las lágrimas no correrían por mis mejillas...
porque aun no había nacido. 
_
Cuando me embarqué en Rosario con el cuerpo de mi madre
toda la costa del Golfo di Genova
estallaba en una vehemente flor.
Los locos amarillos y azulados trineos acuáticos
barrenando como martinetes
en la estela de burbujeante espumante de nuestro barco,
quedaban atrás con las garzas y en las islas del Delta 
lloraba un urutaú, porque nació como yo: 
Llora llora,urutaú. 
Ya no existe la Argentina
donde nací como tú.
_
Pero los tambores brincan, las palomas se hacen pueblo, otros ches se levantan mientras Víctor se monta en su caballo, en Chile 
cuatro hermanos mapuches entran  en huelga de hambre 
mientras huelga ende hambre
setecientos secundarios van presos, y una mujer se creyó 
que ella sola iba a hacer herstoria. Mientras Los Andes 
se cubrían de un rojo verde oliva que fue creando uno, dos, cientos, miles de fogatas, y tómame de la mano
adonde caiga mi metralla la pena volará otro Vietnam, que en Irak no
nos oigan, y ganen la paz.
Y la paz sea como mi abuelo, como un pedazo de pan bajo el brazo
muy negra y muy roja, 
igual que este brazo en alto con el que yo le amo. Tal vez
como ese beso
con el que yo le canto.
O esas palabras calladas
con que tú me hablas.
_
5 de junio de 2006

Para las Romiras: madres, pobres, violadas de Argentina

El séptimo sello, la séptima partida del amor,
y cuando éramos chico, esas pupilas vacías sin escombros
cabeceando cielos, recobrando nubes,
cayéndose en el potro que atardecía la sierra,
porque se nace así, niña triste
cobijada bajo las telas menstruales de los dueños de estancias,
se prepara el puchero,
se juega a la soldadera, se escucha
la violación como parte de la limpieza cotidiana,
para el patrón,
un espumarajo más largo de su orinal caliente, para ella
la puerta
cerrada
a la comida
al salario
a la familia
solo a veces entreabierta
a la cosecha

con cuentos nocturnales de fantasmas,
sin parir del todo el hijo nuevo porque
quedo
colgado
de la pata de su hermana
nacida para ser otra niña
triste
con las piernas abiertas
para hacer más sencillo su pasaje.

Nació como una niña triste, navegó por los aires sin ser nada ¡
y su violín se acaba
entre la lava y el hastío,
nada la planta venenosa, la tentación de la muerte profunda
que nunca llega para hacer de ella
nunca?
una vieja alegre.

Un barco sin harpas ni piratas.
Sin proa y sin mapas, una fusión de te con yerba santa.

Per a les Romires: mares, pobres, violades d’Argentina

El seté segell, la setena partida de l’amor, 
i quan érem xiquets, aqueixes pupilles buides sense enrunes
cabotejant cels, recobrant núvols, caient-se en el poltre 
que enfosquia la serra, 
perquè es naix  així, nina trista
aixoplugada davall de les teles menstruals dels amos d’heretats, 
es prepara l’olla, 
es juga a la soldadera, s’escolta
la violació com a part de l’escurada quotidiana, per a l’amo,
una bromera més llarga del seu bací
calent, per a ella
la porta 
tancada
al menjar
al salari
a la família
només a vegades entreoberta
a la collita

amb
contes nocturnals de fantasmes, sense parir del tot el fill nou perquè 
quedà
penjat
de la pota de la seua germana
nascuda per a ser una altra nina
trista
amb les cames  obertes
per a fer més senzill el seu passatge. 

nasqué com una nina trista, navegà pels aires sense ser res
i el seu violí s’acaba
entre la lava i el fàstic, nada la planta verinosa, la temptació de la mort profunda
que mai no arriba per a fer-ne 
mai?
una vella alegre.

Un vaixell sense harpes ni pirates.
Sense proa ni mapes, una fusió de te amb herba santa. 

Pere Bessó (versión en catalán)
València, 21 de juli de 2007

_
_
_
Regrese a la página inicial de MARTA ZABALETA
_
_

Diseño web - Copyright © 2005-2018  Asociación Canadiense de Hispanistas
Texto - Copyright © 2018_Marta Zabaleta._Todos los derechos reservados
 
Página puesta al día por  José Antonio Giménez Micó  el 1 de febrero de 2018
_
_ _