_
EDITH JONSSON-DEVILLERS
_
Amada de los ojos dorados (cuento)
_
¿Recuerdas, Amada, ranita de ojos dorados, cuando te interrogaban en clase?  Te levantabas como un resorte, farfullando con voz débil algunas sílabas mal aseguradas. Con tu cuerpo moreno y delgado en tu suéter de gruesos puntos color naranja, pasabas los recreos en una esquina del patio, procurando alejarte de las crueldades de nuestros compañeros. Como me sentía el alma de un caballero andante, y como sabía usar los puños, te tomé bajo mi amparo, y los burladores se callaron. Fuimos entonces inseparablemente unidas en estudios y juegos, declamando versos de Racine, dibujando mapas, compartiendo novelas, solucionando los problemas del mundo.
_
Dejando el autobús asmático después de la larga subida, andábamos en el largo camino de regreso a casa. Con ánimos de exploradoras, quitábamos la carretera ruidosa y nos hundíamos en un atajo con hierbajos y malezas, que desembocaba en los muelles bordando el río. Pescadores con botes llanos tiraban plácidamente sus cañas en un agua verde demasiado profunda para tener transparencia. Luego subíamos la escalera que conducía al puente, este gran puente nuevo, orgullo de la ciudad, que había escapado a los bombardeos durante la guerra. Al final nuestro trayecto en común terminaba, hasta el momento de hacerlo al revés al día siguiente. Durante nuestros siete años de secundaria, crecimos juntas como fieles compañeras, hasta que interviniera el futuro. Tú querías seguir la carrera de medicina, yo de humanidades. Nuestros senderos se bifurcaron.
_
Volví a verte en uno de mis regresos al país. Sería unos treinta, tal vez cuarenta años después. A pesar de tus ojos dorados, tan diferente eras que no te hubiera reconocido en la calle. Habías cambiado no solamente de físico, sino de nombre, e incluso de vivencia, hasta abandonar tu agnosticismo para enredarte sin convicción con la fe musulmana. Sin embargo, acudiste a mi llamada desde el otro lado de la ciudad. 
_
Si algo queda todavía de nuestra vieja amistad, me gustaría que sintieras ahora toda su fortaleza, para poder, una vez más, caminar contigo, llevándote esta vez por otras sendas bienaventuradas que por un destino inesperado me ha tocado descubrir.
_
_
__
Regrese a la página inicial de EDITH JONSSON-DEVILLERS
__
_
Diseño web - Copyright © 2005-2011_Asociación Canadiense de Hispanistas
Texto - Copyright © 2011_Edith Jonsson-Devillers._Todos los derechos reservados
 
Página puesta al día por_Felipe Quetzalcoatl Quintanilla_el 18 de abril de 2011
_
_
_
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters
__
**Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)
_