_
Cuadernarios
__

_


__
_
Cuadernario 12
(2007)
_


Poeta:
María José Giménez Micó
_
Artista:
José Mañoso Flores
_
Traductora:
Alicia Zavala Galván
_
Crítica:
Natalia Crespo

_

CONTRAPUNTO
José Mañoso Flores

__
__
PENSAMIENTO ÚNICO
María José Giménez Micó
_
No soy lo bastante blanca
ni lo bastante negra
en ninguna de las tres lenguas que hablo.
_
No vengo de ningún país del Tercer Mundo,
subdesarrollado, en vías de desarrollo
o emergente.
_
Y no me avergüenzo de la cultura milenaria
que me ha ayudado a ser quien soy.
_
Pero sí tengo un pensamiento único: el mío propio,
por el que lucho todos los días.
__
__
UNIQUE THINKING
Alicia Zavala Galván
_
I am not white enough
nor black enough
in any of the three languages that I speak.
_
I am not from any third world country
half–developed, on the way to developing
or emerging.
_
I am not ashamed of the millennium culture
that has helped me become who I am. 
_
But I have a unique manner of thinking, mine alone
for which I fight everyday.
_
_
El “Pensamiento único” o la medida de lo justo
Natalia Crespo
_
Lo primero que salta a la vista cuando leemos “Pensamiento único” es la cantidad de negaciones que habitan en este breve poema. No es casual que sea “no” la primera palabra del primer verso, ni tampoco que este adverbio se repita en los versos cuarto y séptimo, ni tampoco es casual este “no” que se haga eco de otras tres expresiones de negación: “ni” (v.2), “ninguna” (v.3), “ningún” (v.4). La insistencia de esta voz poética en primera persona en dejar sentados aquellos territorios  —raciales, geopolíticos, culturales— con los cuales no debemos etiquetarla es una invitación a esquivar estereotipos, a sortearlos, a saltar por fuera de las categorías ya cristalizadas y definitivas. Es una invitación a desconfiar de los rótulos dados y recibidos de una vez y para siempre: ser “blanca” o ser “negra”, ser “del primer mundo” o ser “del tercer mundo”, ser “desarrollado” o “subdesarrollado”.
_
Pero este empujón hacia el escepticismo de los rótulos no es el único impulso del poema. Junto con el rechazo a las etiquetas de raza, nacionalidad, cultura —etiquetas que la sociedad nos adhiere a través de múltiples estrategias de poder— hay una invitación a pensar, y a pensar específicamente en lo único. Como lo declaran con enfático “sí” los versos de la última estrofa: “Pero sí tengo un pensamiento único: el mío propio” (v. 9) /por el que lucho todos los días (v.10)”, la resistencia a las categorías fijas, la resistencia a la violencia que implica congelar a las personas bajo determinadas denominaciones, está en el rescate de la unicidad. Cada ser como ente único, cada persona como portadora de un pensamiento que es irremplazable, cada poeta con una voz diferente, reconocible, única son las ideas que flotan en este poema de Giménez Micó. El pensamiento único, personal, distinto de todos los otros existentes, es la característica distintiva que define al sujeto y lo diferencia ante los otros.  Es esta ta unicidad pensante aquello por lo que hay que luchar.
_
Ahora bien, ¿cómo es esta lucha?, pues “todos los días”, como leemos en el poema. Y la frase “todos los días” puede leerse como una medida de tiempo que nombra la constancia, la duración y la continuidad, como aquella otra frase con la que se emparenta semánticamente, unas líneas más arriba: “Y no me avergüenzo/ de la cultura milenaria/ que me ha ayudado a ser quien soy.” En este sentido, la cultura milenaria y la lucha se parecen: ambas requieren de una secuencia o acumulación, de una sucesión de días, del mismo modo que el pensamiento requiere de una sucesión de ideas y cada persona, de una sucesión de pensamientos.
_
Sucesión de negaciones para resistir categorías impuestas arbitrariamente, sucesión de días para construir culturas milenarias y, ante todo, para sostener el vivir que, razones varias, puede pensarse a veces como una cotidiana lucha. Podemos prescindir, entonces, de la sucesión agobiante de etiquetas, de medidas taxonómicas (desarrollados/subdesarrollados), de precisiones raciales (blanca/negra) porque la medida de lo justo no sólo es la medida de lo preciso, sino también la medida de la justicia. Esta polisemia de lo justo (la palabra en sus dos acepciones) parece ser una de las afirmaciones tácitas, uno de los pensamientos únicos que se desprenden de estos versos de María José Giménez Micó: en la brevedad del poema se deja dicho lo justo como precisión, la no necesidad de alambiques, en la unicidad de su idea se nos sugiere la justicia de lo justo, su sentido ético.

 
_
El Registro, en el Portal del Hispanismo del Instituto Cervantes
_

 
Copyright © 2009_María José Giménez Micó,_José Mañoso Flores,_Alicia Zavala Galván_y_Natalia Crespo._Todos los derechos reservados
Diseño web - Copyright © 2009_Asociación Canadiense de Hispanistas._Todos los derechos reservados
Página puesta al día por_José Antonio Giménez Micó_el 1 de agosto de 2009

 
 
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters

_
_
_
*Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)