_
Cuadernarios
__

_


__
_
Cuadernario 5
(2006)
_


Poeta:
Nela Rio
_
Artista:
Edith Goel
_
Traductora:
Elizabeth Gamble Miller
_
Crítica:
Edith Jonsson-Devillers
_
_

NACIMIENTO DE MUJER
Edith Goel

_
LA NOCHE DE LAS MIL AGUJAS
Nela Rio
_
Esta mujer nació de sí misma.
Construyó su espacio y su tiempo.
_
Se concibió después de una larga noche 
de fuegos inhumanos. Espectral.
La noche de las mil agujas.
Sonidos enajenados. Caos.
La vida que le habían fabricado
minuciosamente incinerada.
_
Urgió al olvido derribar llanos
sacudiendo rocas.
Invocando derechos
paró al viento con voz que duerme límites.
Quitó de entre las ráfagas las cenizas condenadas.
Le insufló el aliento sin prisa.
Se dio a luz en la vigilia.
_
Vio pies, muslos, pubis, vientre, pechos.
Intuyó sus ojos y rescató su pensamiento.
_
Contempló su entorno.
Cuerpo. Definición del tiempo. Conciencia vital,
espacio que invalida la invasión.
Caminando hacia sí misma, entró al mundo.
_
_
THE NIGHT OF THE THOUSAND NEEDLES
Elizabeth Gamble Miller
_
This woman gave birth to herself,
constructed her time and her space.
_
She created her life through a long night
of ethereal fires. Ghostly.
The night of the thousand needles.
Estranged sounds. Chaos.
The life they designed for her
meticulously incinerated.
_
She urged memory loss to destroy plains
by shaking boulders.
Invoking rights,
with a voice that smothers limits, 
she stopped the wind,
pulled from the violent gusts the condemned ashes,
slowly filled them with breath, 
and gave herself life through the vigil. 
_
Seeing feet, thighs, pubis, womb, breasts,
she imagined her eyes and rescued her thought.
_
She gazed at her surroundings.
Body. Definition of time. Vital consciousness,
space that invalidates invasion.
By walking toward herself, she entered the world.
_
__
GÉNESIS Y PODERÍO DE LA MUJER MITOLÓGICA EN "LA NOCHE DE LAS MIL AGUJAS"
Edith Jonsson-Devillers
_
Se trata aquí de un poema sobre la gestación de una mujer, claramente indicada en el primer verso, " Esta mujer nació de sí misma", pero la paradoja es que esta mujer no tiene genitores. Uno piensa inmediatamente en los grandes mitos de la creación, en una divinidad femenina que, tal el uroboros, la serpiente que se muerde la cola, se engendra sin necesidad de una intervención exterior. El carácter sobrenatural está confirmado por el segundo verso: "Construyó su espacio y su tiempo", ya que el espacio y el tiempo están a sus órdenes.
_
En la estrofa siguiente viene el relato del parto, que es también mítico. La concepción se hace fuera de lo humano: "una larga noche / de fuegos inhumanos". Una sensación de pavor está introducida con la palabra "Espectral", ya que los espectros espantan. Nos alejamos de lo divino para ir hacia lo diabólico: la noche está herida de "mil agujas", oímos "sonidos enajenados", y en lugar del orden reina el caos. Al mismo tiempo, "La vida que le habían fabricado" está "minuciosamente incinerada". Notemos al paso el uso del giro indefinido por medio del plural, "que le habían fabricado". La identidad de "ellos" permanece incógnita, pero se entiende que son fuerzas hostiles y malignas. Esta vida de la mujer-diosa se extingue, pero quedan sus cenizas.
_
En la tercera estrofa se produce el nacimiento, y éste es también fabuloso. La mujer mítica manda al olvido "derribar llanos / sacudiendo rocas", y ordena al viento detenerse, bajo el sello de la legitimidad: "Invocando derechos". ¿Es esto una reivindicación de sus poderes, o reclama ella el derecho de ser mujer, y de tener dominio sobre los límites? Alcanzar los límites por medio de la palabra femenina es un tema grato para la autora, quién nos hablaba en su otro gran poema, "Traspasar la interrogación de los limites" de "Nadar o volar en el mar o el espacio / hasta llegar a ver la aurora boreal". Vemos aquí el aspecto heroico de la mujer. Ella arrancó sus cenizas a las ráfagas de viento, y ella, con completo dominio de sí misma, "les insufló su aliento sin prisa". Tal un fénix legendario, o un nuevo Quetzalcóatl purificado por el fuego y su bajada a los infiernos, se da ella misma una nueva vida: "Se dio a luz en la vigilia". Es importante notar que ella cumple este acto en pleno conocimiento y conciencia, porque la vigilia es lo opuesto del sueño, es decir de la inconsciencia. Pertenece así en al mundo masculino de los héroes, como estos caballeros de antaño que pasaban la noche velando y rezando antes de ser solemnemente armados.
_
El alumbramiento se produce al revés de un parto humano, ya que en lugar de la cabeza, son los pies que salen primero, y luego el resto del cuerpo. Las partes femeninas: pubis, vientre y pechos, son privilegiados en comparación con los brazos y las manos que no son designados. Los ojos también son el objeto se una atención especial, ella "intuyó sus ojos". No estamos aquí en el mundo masculino de la lógica, sino en el universo infinitamente más delicado y sensitivo de la mujer intuitiva. Ésta continúa su labor liberando su "pensamiento", esta abstracción, y no concretamente el cerebro o la cabeza. No se trata aquí de dominar con hechos y comportamientos, sino con la visión, la inteligencia, lo que le querían quitar tal vez previamente en la vida incinerada que le habían fabricado.
_
Cuando contempla su entorno, en la última estrofa, la mujer ve su cuerpo, pero también el tiempo, la conciencia vital, el espacio que se volvió libertad, ya que la invasión está invalidada, o anulada, es decir que no existe más. La paronomasia "que invalida la invasión" es el recurso retórico utilizado para llamar la atención sobre el sentido de este verso. Finalmente, al caminar no hacia lo exterior, sino hacia sí misma, nace: "Caminando hacia sí misma, entró al mundo". El acto de crear no es pasivo, como lo es en el caso de un niño que viene al mundo, sino activo y deliberado. El hecho de entrar al mundo, de nacer, cuando entra en sí misma demuestra una vez más su omnipotencia y su omnipresencia. Sólo lo divino existe en todas partes. Su ubicuidad, su autoridad, su dominio sobre la materia y el mundo, su carácter ambivalente de mujer femenina y masculina a la vez, hacen de ella una Gran Diosa.
_
No es la primera vez que la autora juega con estas imágenes. Ya en una de sus primeras obras:_Aquella luz, la que estremece,_hablaba de una génesis en términos míticos. Esta complacencia con lo grandioso y lo sobrenatural en la mujer, su deseo de rechazar los límites del tiempo y del espacio, también evidenciados en este poema, su poderío sobre los elementos, que infunde un temor sagrado, su gestación en pleno dominio de sí misma y su triunfante entrada al mundo confieren al feminismo de Nela Rio un tono épico y liberador.
_

 
_
El Registro, en el Portal del Hispanismo del Instituto Cervantes
_

 
Copyright © 2009_Nela Rio,_Edith Goel,_Elizabeth Gamble Miller_y_Edith Jonsson-Devillers._Todos los derechos reservados
Diseño web - Copyright © 2009_Asociación Canadiense de Hispanistas._Todos los derechos reservados
Página puesta al día por_José Antonio Giménez Micó_el 1 de agosto de 2009

 
 
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters

_
_
_
*Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)