_
Cuadernarios
__

_


__
_
Cuadernario 21
(2007)
_


Poeta:
Conny Palacios
_
Artista:
Miguel Barahona
_
Traductora:
Almudena Santalla Rodríguez_
_
Crítico:
Luis Alberto Ambroggio
 

_

_

IMAGEN
Miguel Barahona
_
Próximamente disponible.

_
DICEN POR AHÍ
Conny Palacios
_
Dicen por ahí
que el SILENCIO…
______que Él,
______dicen por ahí…
______sube sobre mis veleidosos acantilados y que
posiblemente
penetra en mi fortaleza
cada noche.
_
No puedo negarlo
porque la luz que me enciende
apacigua la gritería de mis pájaros…
______impulsa además,
______barquichuelos en el río de mi sangre.
No tengo rubor en decirlo…
______que Él,
______dicen por ahí…
______sonámbulo,
______temblando de calentura
______vuelve
______una y
______otra vez
______a treparme,
______a empujar
______carabelas en mi mar.
No siento ningún resquemor…
me ha violentado
y nos hemos gozado
desde el rosa de las uñas de los pies
hasta la última hebra de los cabellos.
_
DICEN POR AHÍ
Almudena Santalla Rodríguez
_
it is said  over there
that SILENCE …
______that He,
______it is said over there…
______climbs up over my flighty cliffs
gets into my fortress
every night.
_
I cannot deny it
for the light that he turns me on
calms down the clamour of my birds…
______he also drives
______small boats in the river of my blood
I do not blush at saying
______that He,
______it is said over there…
______sleepwalking,
______shivering in fever
______comes back
______once and 
______again
______to climb me up,
______to drive
______caravels in my sea.
I do not feel any bitterness…
he has forced me
and we have enjoyed ourselves
from the pink of my toe nails
to the very last thread of my hair.
__
SU AMANTE, EL SILENCIO
Luis Alberto Ambroggio
_
“Dicen por ahí” y, con estas palabras Conny Palacios nos incita a la búsqueda en un contexto lírico de complicidad, o a descifrar el “jeroglífico del sentimiento”, como Margo Glantz habla de Sor Juana. Juega con lo que Bachelard llama “la mayor de las fuerzas”, la ingenuidad. Y con original maestría desarrolla desde el “dicen” la imagen de un Él, ‘el SILENCIO”, que paradójicamente se antropomorfa de una forma idílica para ser o no el cisne del mito de Leda, formando una pareja exclusiva “cada noche” con la persona poética. En la trama del poema aparece Él como el compañero que conquista a la que se expresa con deseo, “sube mis veleidosos acantilados”, “penetra en mi fortaleza” y, gozosamente, reviven cada noche la experiencia hedónica, de copulación pasional. Lo curioso es que sea el SILENCIO (algo que en sí connotaría ausencia, vacío, falta) el que es transformado en uno de los protagonistas, pero en el poema es un silencio lleno, que enciende luz y “apacigua la gritería de mis pájaros”; un silencio  calientemente agresivo, que la trepa, la ha violentado en un goce completo, total “desde el rosa de las uñas de los pies/ hasta la última hebra de los cabellos”. 
_
Todo el poema es una metáfora compuesta de metáforas en el que se conjuran y contrastan elementos (fortaleza --con el doble sentido de virtud y fuerte de defensa--, barquichuelas, carabelas), arquetipos de la naturaleza (acantilados, río, pájaros), colores (rosa), la noche y la luz, todos entrelazados con verbos activos (subir, penetrar, apaciguar, impulsar, trepar, empujar, violentar), para darnos, con una sutileza acabada, esa multiplicidad de lecturas que le permite a cada lector/lectora vivir en el poema de una manera única, distinta y universal. Por eso es mágico, tangible, valioso, atractivo, porque lo involucra al lector/lectura desde su intimidad a la universalidad de la experiencia y con una variedad enriquecedora de posibles aventuras en el mundo de la ensoñación. 
_
La poeta dominicana Soledad Álvarez, por ejemplo, dice: “La soledad es el silencio/ tan cerca de mí/tan leve afinidad corpórea”. El poema de Conny Palacios, sin embargo, exhume el erotismo de la mística clásica en la referencia al amado que, de algún modo, completa al yo poético femenino con su presencia física, y su espiritualidad inalcanzable que la colma (Él, el silencio); ella se completa por sí misma, llenando el vacío con su imaginación activa; Él –con mayúscula- la llena con la belleza excitante, sensual, ardiente de sus acciones.
_
También podría interpretarse como el dinamismo enardecido de la pareja del silencio con la palabra, con connotaciones de enamoramiento, creación, fecundación, gravidez.  En todo caso, Ella celebra a su amado y sus acciones en seductoras palabras que provocan a los otros, a seguirlos en la experiencia onírica, hilvanando visualmente el poema en un reto a la imaginación de los lectores, con la distribución de los espacios en la página, con las pausas caprichosas y puntuales  (ver, por ejemplo, el verso que se repite “que Él,”),  con la presencia paradójica del sujeto silencio con ella (¿quién?), a través de la forma y fondo del poema, como vivencia erótica. 
_
Podemos percibir  que este poema entra de lleno a la frondosa y sensual expresividad de la poesía amorosa centroamericana de voces como la de Ana Istarú, Gioconda Belli y_Claribel Alegría,_por citar sólo algunas de ellas; también a la de la mexicana Coral Bracho. De esta manera “Dicen por ahí” de Conny Palacios se transforma en una valiosa contribución a la literatura erótica femenina.
_

 
_
El Registro, en el Portal del Hispanismo del Instituto Cervantes
_

 
Copyright © 2009_Conny Palacios,_Miguel Barahona,_Almudena Santalla Rodríguez_y_Luis Alberto Ambroggio._Todos los derechos reservados
Diseño web - Copyright © 2009_Asociación Canadiense de Hispanistas._Todos los derechos reservados
Página puesta al día por_José Antonio Giménez Micó_el 1 de agosto de 2009

 
 
Número de visitantes* desde el 1 de junio de 2009:

myspace counters

_
_
_
*Visitas a cualquier página de http://fis.ucalgary.ca/ACH (ACH,  RCEH y RC)